March 30th, 2020

Sheila Blanco (Marcha turca o Rondó a la turca de la Sonata Nº11 en la mayor)

LETRA:
Érase una vez, un niño genial
que aprendió a tocar y a componer antes que a hablar,
Amadeus era en la peli,
Mozart para los demás.


Fue con su papá
de aquí para allá
sorprendiendo a Reyes y a la alta sociedad
y batiendo muchos récords de destreza a corta edad:

A los 4 toca el clavicordio,
a los 6 domina ya el violín,
lee la música a primera vista
e improvisa como John Coltrane.

Érase una vez, un niño genial
y su padre, un espabilao’ de manual,
giran años por Europa,
lucimiento del chaval.

Por las Cortes de Munich, París, Londres y La Haya
y en su Austria natal embelesó al Emperador.

En Versalles Los Mozart
tocan para el Rey Luis XV;
su primer Oratorio con 9 años terminó.

La verdad es que la obra mozartiana hoy no tiene parangón
porque, como buen virtuoso, hizo de todo, ¡ya lo veis!
entre conciertos, sinfonías, misas, óperas, sonatas, arias, sumaron 626.

Trabajó muy fuerte el pianoforte y a Johann Sebastian Bach
y era tan bueno que tocaba su teclado sin mirar.
Sus partituras manuscritas las hacía sin tachar y se hizo muy famoso, una rock star.

Pero como pasa hoy en día en nuestras redes sociales,
Mozart tuvo también algún que otro hater,
un compositor coetáneo suyo llamado Antonio Salieri
pero esto nunca se pudo demostrar.

El caso es que si ves la película llamada Amadeus
allí Salieri en la reencarnación del mal, y sí, le tachan de ser
un indeseable, envidioso e impostor que lleva al pobre Amadeus a su final.

¡Qué se puede decir que no se haya dicho de Mozart!
Que su música cura el alma y mueve el corazón.

Que su obra es la piedra angular del clasicismo y que fue una gran pérdida lo joven que murió.

Y aunque el hombre trabajó siempre de sol a sol, sufrió sus penurias.

Y aunque Mozart nunca estuvo en Estambul esto que oyes la Marcha Turca es, Sonata en la mayor, Rondón

Как удалить вирусы механически